Perdonado: Una Vez Y Para Siempre – P. 5 (De La Serie Como Disfrutar La Salvación)

Imagínate si tuvieras que recordar cada pecado que has cometido para poder obtener el perdón de Dios.

Articulo Pastor Tommy Moya

El tema del perdón en la salvación es el fundamento sobre el cual se puede edificar una vida victoriosa. Cualquier conjunto de creencias que no considera el perdón que obtuvo la sangre de Cristo está defectuoso y conduce al creyente a un estado de temor y ansiedad.

El perdón que en Cristo tienes no es el resultado, de palabras, traer a la memoria, confesar los pecados de tus antepasados o alguna ceremonia religiosa. Nada de esto derrama sangre y en la economía de Dios solo el derramamiento de sangre trae el perdón.

Es el sacrificio de la cruz el que obtuvo eterna redención y perdón por tus pecados. El término en la escritura para establecer esta verdad es la palabra “hilastērion” que significa que Jesús mismo es la propiciación por nuestros pecados, queriendo decir que Él es la ofrenda que satisfizo la justicia de Dios completamente.

Esa es la obra de la Gracia. Y si Dios está satisfecho con la ofrenda de su Hijo; ¿quiénes somos nosotros para decir lo contrario?


Recordatorio: Ya comenzó la Comunidad Virtual Transformados En Cristo. Esto es una comunidad virtual para los que quieren ir mas allá de leer artículos, darle un “me gusta” en Facebook y anhelan sumergirse en las profundidades en Cristo. Para más información oprime aquí.


Esta es la razón por la cual en el Nuevo Testamento la referencia al perdón es en el tiempo pasado. Ya sea en Efesios, Colosenses, hebreos o 1 Juan la escritura establece que tú has sido perdonado. (Efesios 4:32; Colosenses 2:13; Hebreos 10:18; 1 Juan 2:12)

Piensa sobre esto, cuando Cristo murió tu no habías nacido y cuando lo confesaste como el Señor todos tus pecados en la cruz habían sido perdonados. Tus pecados pasados, presentes y futuros en la cruz, por su sangre, fueron perdonados.

Esta es la razón porque pedir “perdón a Dios” no aparece en el Nuevo Testamento ni siquiera una vez. Aunque los hombres han diseñado todo un sistema paralelo al de Dios para asegurar que los hombres pagan las consecuencias de sus pecados y que Dios los rechaza y los condena – el Dios que revela la Biblia trabaja en una economía donde la sangre es la que obtiene el perdón de los pecados no la confesión.

La pregunta sería ¿y que hace un creyente cuando peca? Según algunos esa persona debe asegurar que le pida perdón a Dios de todo corazón, mientras más dolor sienta mejor, que trate de dejar de pecar y que tenga más fuerza de voluntad para que Dios no lo castigue.

Bueno, en el Antiguo Pacto esa era la forma pero en el nuevo camino vivo que Cristo abrió cuando el creyente peca, esto es lo que dice la escritura: Deje de pecar, aléjese de lo que lo conduce a pecar, y actué diferente y buscar reparación con aquellos que hemos lastimado.

Efesios 4:28

El que hurtaba, no hurte más, sino trabaje, haciendo con sus manos lo que es bueno, para que tenga qué compartir con el que padece necesidad.

Romanos 12:18

Si es posible, en cuanto dependa de vosotros, estad en paz con todos los hombres.

Santiago 5:16

Confesaos vuestras ofensas unos a otros, y orad unos por otros, para que seáis sanados. La oración eficaz del justo puede mucho.

Tu confianza debe estar en el sacrificio que fue “una vez y para siempre”, y darle gracias al Padre que en su Hijo él te perdono. El sentir dolor cuando pecamos es normal en la vida del creyente porque el pecado no es natural en la nueva naturaleza que en Cristo se nos ha impartido.

La idea de que tienes que vivir pidiéndole perdón a Dios todos los días es una enseñanza defectuosa y peligrosa. Ese tipo de enseñanza es resultado de atribuirle a Dios atributos humanos.

Los hombres requieren una disculpa para ofrecer perdón pero lo que Dios quería era un sacrificio que derramara sangre y ya eso en Jesús el Padre lo obtuvo. El mismo se ofreció y el Padre lo hizo pecado para que tú y yo fuéramos hechos justicia de Dios en El. 1 Corintios 5:21. Para Dios el perdón solo se basa en una sola cosa “derramamiento de sangre”.

En muchas ocasiones se usa esta terminología para que los creyentes “no sigan pecando”. Mientras que eso es una preocupación sana, la verdad no se puede mantener cautiva por una idea humana.

El temor y la inseguridad nunca ha sido la forma en que el Padre motiva a sus hijos. Por eso los que critican la predicación de la gracia piensan que inyectándole una dosis de temor con la ley a los creyentes podrán evitar que no pequen. ¿Cómo le ha ido?

Esto no es nuevo ya Pablo trató con eso en Romanos 6:1-2

Romanos 6:1-2

¿Qué, pues, diremos? ¿Perseveraremos en el pecado para que la gracia abunde? En ninguna manera. Porque los que hemos muerto al pecado, ¿cómo viviremos aún en él?

El Padre nunca nos motiva reteniendo su perdón, o condenándonos sino impartiéndonos su propia vida, llenándonos de sus deseos y afirmándonos en lo que verdaderamente sus hijos.

Él nos deja saber que estamos muertos al pecado, vivos en El y que no hemos sido creados para el pecado sino para expresar su Espíritu en nosotros. Romanos 6:1-6.

Seguro que el creyente debe de saber que cuando peca “entristecemos al Espíritu en nosotros” – que el pecado no produce nada bueno y que toda acción en la tierra buena o mala tiene consecuencias. Pero decirles a los hijos de Dios que no son perdonados hasta que no llenen ciertos requisitos y condiciones es un insulto a la cruz y a la sangre de Jesús. (1 Tés. 5:19; Gálatas 6:8)

Si aun en la sangre de los animales bajo el Antiguo Pacto un sacrificio duraba por todo un ano, cubriéndole los pecados – cuanto más la sangre de Jesucristo que es más preciosa que el oro nos limpia de todos nuestros pecados para siempre. ¡Aleluya!

La realidad es que en Cristo estás perdonado(a) totalmente aunque no lo entiendas. Entender esto te libera para dejar de estar buscando la fórmula que te haga sentir perdonado y más bien vivas agradecido de lo que Dios en Cristo ha hecho por ti. Eso es fe.

Hebreos 13:15

Así que, ofrezcamos siempre a Dios, por medio de él, sacrificio de alabanza, es decir, fruto de labios que confiesan su nombre.

Deja un Comentario

13 Comentarios en "Perdonado: Una Vez Y Para Siempre – P. 5 (De La Serie Como Disfrutar La Salvación)"

Notificarle
avatar
Ordenar por:   El más nuevo | El más antiguo | Más Votado
Uziel Reyes
Invitado

Excelente verdad pastor Tommy. Excelente artículo que más que ello es una verdad viva la cual debemos valorar en nuestro corazón como una convicción!

TommyMoya
Invitado

Saludos Pastor Uziel, Este es un fundamento escencial en la edificación de la iglesia.

evi
Invitado

esxelente articulo pastor

TommyMoya
Invitado

Gracias Evi, un abrazo.

TommyMoya
Invitado

Gracias Evi.

Luis A. Velázquez
Invitado

Es maravilloso saber como Dios en su amor nos proveyó su perdón aún cuando estábamos ajenos a él. Gracias por compartir estas verdades tan refrescantes.
Queda usted en bendición.

TommyMoya
Invitado

Bendecido Luis.

Luis A. Velázquez
Invitado

Como siempre, sus artículos son edificantes en diversas maneras. Los estoy compartiendo a amistades y familiares, creyentes y no creyentes.
Entiendo que estas verdades que al conocerlas liberan de toda religiosidad y opiniones distorsionadas en cuanto a la salvación.

Nos vemos el Martes en el seminario virtual, y como siempre, usted, los suyos y sus planes quedan en bendición.

TommyMoya
Invitado

Gracias Luis, siempre tus cmentarios son de edificacion al cuerpo. Bendiciones

ricardo
Invitado

El articulo es muy bueno; entenderlo y aplicarlo te da tranquilidad.

TommyMoya
Invitado

Amen

gloria
Invitado

Hola pastor Tomy Moya. .. gracias por compartir estas revelación de la palabra q liverta y da vida… q el Espiritu Santo siga Dando esa revelación a su vida y oro para q quien la lea sean abiertos los hojos de su entendimiento y les resplandesca la Luz de Cristo.. la Paz y la gracia de Nuestro Señor Jesucristo sea con usted!

wpDiscuz