Participantes De La Naturaleza Divina P.3

La Cruz: Lugar De Nacimiento Espiritual

Jesús ya le había dicho a Nicodemo sobre la necesidad, naturaleza, y sobre el Autor del nuevo nacimiento, pero, aún no había entendido que su problema no era falta de información, sino falta de entendimiento, como resultado de no tener la vida de Dios morando en el. Para leer el primer artículo de esta serie oprime aquí, para leer el segundo artículo oprime aquí.

naturaleza divina, tommy moya, pastor tommy moya

Nicodemo estaba perplejo, su respuesta (¿Cómo puede hacerse esto?) a lo que Jesús lo estaba llevando a considerar revela el grado de ignorancia espiritual en el que se encontraba, aunque era un “maestro de Israel” (Juan 3:10).

Para seguir iluminando el entendimiento de Nico, Jesús apela a una historia con la cual este “maestro de Israel” estaba muy familiarizado, para decirle cómo él podía nacer de nuevo.

Juan 3:14-15

Y como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así es necesario que el Hijo del Hombre sea levantado, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.

Todos los judíos conocían esta historia. Los Israelitas habían murmurado contra Dios y Moises. El Señor envió serpientes venenosas, las cuales mordieron al pueblo y un gran número de ellos murió. Moisés intercedió por la liberación de ellos y el Señor le dijo que hiciera una serpiente de bronce y la pusiera en un asta, para que todo el que fuese mordido, cuando mirara a la serpiente, viviera.

La serpiente del pecado a puesto su veneno mortal en cada descendiente de Adán. Pero Dios levantó a Su Hijo, “en semejanza de carne de pecado” (Romanos 8:3) en la cruz, en donde quitó el pecado y todos sus efectos mortales por el sacrificio de Jesucristo.

Para el Israelita una mirada a la serpiente significaba vida. Para los que están muertos en delitos y en pecados, una mirada de fe al crucificado significa vida.

La cruz de Cristo nos revela al Hijo de Dios muriendo como nuestro Salvador. Lo miramos en fe y el Espíritu Santo implanta en nosotros la vida de Dios y nos imparte la naturaleza de Dios y nacemos de nuevo.

Para los que han creído, la cruz de Jesucristo es el lugar de su nacimiento espiritual. En la cruz, a través del nuevo nacimiento, el pecador sale de la familia de satanás y se convierte en un hijo y heredero en la familia de Dios. El nuevo nacimiento causa una reversión radical en su relación filial.

Gálatas 3:26

pues todos sois hijos de Dios por la fe en Cristo Jesús;

1 Juan 3:8-10

El que practica el pecado es del diablo; porque el diablo peca desde el principio. Para esto apareció el Hijo de Dios, para deshacer las obras del diablo.Todo aquel que es nacido de Dios, no practica el pecado, porque la simiente de Dios permanece en él; y no puede pecar, porque es nacido de Dios. En esto se manifiestan los hijos de Dios, y los hijos del diablo: todo aquel que no hace justicia, y que no ama a su hermano, no es de Dios.

Romanos 8:16-17

El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios. Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados.

El nuevo nacimiento legaliza al creyente a ser participante en el nuevo orden de cosas en el cual Cristo, es la cabeza. Por medio de la implantación de la vida divina y la impartición de la naturaleza de Dios en el que ha creído, se forma una nueva entidad. El hombre y la mujer en Cristo son una nueva creación.

2 Corintios 5:17

De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.

Gálatas 6:15

Porque en Cristo Jesús ni la circuncisión vale nada, ni la incircuncisión, sino una nueva creación.

En esta nueva creación todo tiene que participar del carácter de la nueva naturaleza, desde donde todo procede, por lo tanto las cosas viejas tienen que pasar. Los miembros de este nuevo orden tienen una nueva ambición, la cual es agradar al Señor en todo, como la cabeza de esa nueva creación.

2 Corintios 5:9

Por tanto procuramos también, o ausentes o presentes, serle agradables.

Ser como Cristo es la suprema ambición de todos aquellos que han recibido la vida de Dios y han sido hechos participantes de la naturaleza divina.

Los miembros del nuevo orden también tienen una nueva afección. El objeto de su afección ha cambiado de ellos – a Cristo. el Espíritu Santo ha hecho a Cristo para ellos tan atractivo y satisfactorio que su único deseo es vivir para El.

2 Corintios 5:14-15

Porque el amor de Cristo nos constriñe, pensando esto: que si uno murió por todos, luego todos murieron; y por todos murió, para que los que viven, ya no vivan para sí, sino para aquel que murió y resucitó por ellos.

Este amor que nos constriñe, produce en nosotros una nueva afección que nos lleva a amar Su Palabra, Sus Hijos, Su día, Su Reino.

El amor por el Padre incluye el amor por todos Sus hijos. El amor de la Cabeza (Cristo) del nuevo orden de cosas, constriñe a todos los miembros a amar a todos los otros miembros. El amor por nuestros hermanos y hermanas en Cristo, es una de las evidencias de nuestro propio nuevo nacimiento.

1 Juan 3:14

Nosotros sabemos que hemos pasado de muerte a vida, en que amamos a los hermanos. El que no ama a su hermano, permanece en muerte.

Otro aspecto importante en el nuevo orden de cosas es que hay una nueva concepción del pecado. Lo que antes parecía normal ahora se ve totalmente fuera de orden. Hábitos, obsesiones, placeres, amistades, conversaciones, vestimentas – que eran normales y propias en la vieja vida, ahora están totalmente fuera de lugar por causa de la nueva vida.

En la nueva creación también hay una nueva manera de medir. En la vida sin Cristo el pecador se media asimismo o por otros como él/ella. Pero, en el nuevo orden, la vida victoriosa y santa del Hijo encarnado de Dios se convierte en la nueva medida del creyente para su propia vida.

Como consecuencia el que ha nacido de nuevo tiene una nueva medida de valores. El tiempo recupera una apreciación incalculable, el cual se protege y se toman decisiones basadas en propósito y no en conveniencias.

El dinero se invierte con nuevo entendimiento y poder, se consagra al Señor y se usa para Su servicio.

Esto es solo un ejemplo de las cosas que han sido hechas nuevas cuando el Espíritu Santo nos implanta la vida de Dios y nos hace participantes de la naturaleza divina.

Para los que han nacido de nuevo todo es nuevo, porque tenemos una nueva fuente desde donde proviene todo para nuestra vida.

2 Corintios 5:18

Y todo esto proviene de Dios…

El origen de todos nuestros pensamientos, sentimientos, motivos, ambiciones, aspiraciones, acciones, afecciones, propósito y planes es Dios mismo.

El nuevo nacimiento es sólo el comienzo de una nueva vida, caracterizada por un proceso de transformación y constantemente renovándose en el entendimiento.

¿Te Gusto Este Articulo?

Gracia 230x195

Suscríbete a mi página para recibir mis más recientes artículos. Como agradecimiento recibirás mi libro El Maravilloso Evangelio de la Gracias totalmente GRATIS.

Powered by Seva

Deja un Comentario

avatar
  Subscribe  
Notificarle