Herencia Inesperada

Gálatas 4:1-7

Recientemente en una de las cadenas de televisión en los Estados Unidos comenzó un programa titulado “Herencia Inesperada” (Strange Inheritance).

Herencia Inesperada

 

En este programa, la conductora entrevista personas que recibieron o encontraron artefactos extraños que eran parte de una herencia o fueron encontrados, los cuales se convirtieron en una fortuna para los beneficiarios.

La apelación del programa estriba en que algo que era totalmente inesperado resuelve todos los problemas económicos de la persona que recibe la herencia, aun cuando para ellos era totalmente desconocido.

En cierto modo esto es lo que Pablo está tratando en estos versículos del comienzo del capítulo cuatro de la epístola a los Gálatas.

La manera como Pablo presenta la historia es espectacular. Hay dos categorías de personas que heredaran juntos; son totalmente diferentes, pero al final, ambos heredaran.

Según Pablo, los judíos creyentes en Cristo y los gentiles que han creído al evangelio, tienen diferentes historias, pero nada de eso es importante cuando están “en Cristo”. Así como pueden llegar dos personas a la congregación el domingo; uno camino porque no tiene un vehículo y el otro llego en un auto de último modelo, aunque su jornada fue diferente la meta era la misma.

En estos versos Pablo comienza donde había terminado su argumento en el capítulo anterior: con el hijo que también es heredero. En su presentación considera la condición del niño antes de alcanzar la edad de la madurez, al cual el padre le asigna guardianes que lo supervisen. (Gálatas 3:24-25)

Gálatas 4:1-2

Pero también digo: Entre tanto que el heredero es niño, en nada difiere del esclavo, aunque es señor de todo; sino que está bajo tutores y curadores hasta el tiempo señalado por el padre.

El Apóstol desarrolla este pensamiento estableciéndolo sobre dos verdades fundamentales:

  1. La realidad del nuevo Éxodo.

El nuevo Éxodo en la verdad presente considera el gran y final acto de redención que el Padre ha logrado en Cristo y por el Espíritu.

  1. Las condiciones paralelas de esclavitud que se encontraban ambos pueblos, los judíos y los gentiles.

Aunque las jornadas eran diferentes, las condiciones eran las mismas. Ambos pueblos estaban destinados a una sola fe y a la libertad.

Como muchos de los escritos de Pablo, estos versos están llenos del vocabulario del Éxodo. No olvides que este es el registro histórico del Apóstol. Como un fariseo de fariseos y un buen practicante de su religión judía, su conocimiento y fundamento se desprende de una amplia referencia y conocimiento de la historia de los judíos y los tratos de Dios con ellos a través de la historia.

El relato de siglos de historia, Pablo lo resume de una manera tan precisa que es difícil no saber a qué se está refiriendo. Para efectos de entender sobre de que se trata, hagamos un corto recuento de la historia.

Dios llamo a Moisés para que libertara a Israel de la esclavitud de Egipto y heredara la tierra prometida. Luego de un largo periodo de espera, ya profetizado en Génesis 15, llego el cumplimiento del tiempo: Dios envió a Moisés a redimir a su pueblo, esto significa que lo envió a comprar su libertad de la esclavitud.

Detrás de todo esto había un propósito muy particular, y era, mostrarle a Faraón lo siguiente:

Éxodo 4:22

 Y dirás a Faraón: Jehová ha dicho así: Israel es mi hijo, mi primogénito.

La liberación fue asegurada a través de la pascua, con el sacrificio de los corderos y la muerte de los hijos primogénitos de Egipto.

Luego, cuando el pueblo fue liberado de Egipto, llegaron a Sinaí, 40 días después de la pascua y se le dio la ley como su guía a través del desierto para llegar a su herencia.

Esta historia todos los judíos la conocían y es lo que forma el fundamento de muchos de los escritos antiguos y modernos del pensamiento judío.

Lo que aquí se está considerando tiene implicaciones trascendentales y no puede ser tomado livianamente. Considere por un momento lo siguiente.

Imagínese por un momento que usted vive orgulloso de la historia de su pueblo o nación. En la escuela, se enfatiza como un gran libertador, reto todos los poderes existentes de su tiempo, y de una manera heroica liberto a la nación de la opresión de los invasores.

De repente, alguien vuelve a narrar la historia y le dice que usted no esta tan libre como pensaba, si bien es cierto que ya no está esclavo al mismo amo, ahora es esclavo de aquello que usted creía que lo había libertado. ¿Cómo se sentiría usted?

¿Cómo se habrán sentido los judíos cuando escuchaban a Pablo decirles que la ley se había convertido en el amo que los esclavizaba?

Esto fue una movida atrevida; relacionar la ley con la inmadurez y la incapacidad de heredar por la condición de niño, me imagino que molesto a más de uno de los oyentes, como también molesta a muchos que se glorían en la ley en nuestro tiempo.

No podemos ignorar un término que Pablo emplea aquí para señalar la condición de esclavitud – “los rudimentos del mundo.”

Gálatas 4:3

Así también nosotros, cuando éramos niños, estábamos en esclavitud bajo los rudimentos del mundo.

El resto de este articulo lo usare para abundar un poco más en este término que es clave para entender la profundidad que aquí se está considerando.

La palabra que se traduce rudimentos en el griego en su forma plural es stoicheion”

Esta palabra se usa 7 veces en el Nuevo Testamento y también se traduce como “elementos”.  (Gálatas 4:3,9; Colosenses 2:8,20; Hebreos 5:12; 2 Pedro 3:10,12)

El significado etimológico de la palabra es, aquello que pertenece a un rango, por lo tanto, cualquier cosa que sea primero, un elemento, primer principio. Un ejemplo de esto es, las letras del alfabeto. Lo básico, lo primero, lo principal.

Hebreos 5:12

Porque debiendo ser ya maestros, después de tanto tiempo, tenéis necesidad de que se os vuelva a enseñar cuáles son los primeros rudimentos de las palabras de Dios; y habéis llegado a ser tales que tenéis necesidad de leche, y no de alimento sólido.

La forma como Pablo usa esta palabra en Gálatas y Colosenses está relacionada a los preceptos ceremoniales de la adoración de los judíos.

Gálatas 4:3

Así también nosotros, cuando éramos niños, estábamos en esclavitud bajo los rudimentos del mundo.

Gálatas 4:9

Mas ahora, conociendo a Dios, o más bien, siendo conocidos por Dios, ¿cómo es que os volvéis de nuevo a los débiles y pobres rudimentos, a los cuales os queréis volver a esclavizar?

Gálatas 4:10

 Guardáis los días, los meses, los tiempos y los años.

En el concilio de Jerusalén en Hechos 15:10 esto se considera de la siguiente manera:

Ahora, pues, ¿por qué tentáis a Dios, poniendo sobre la cerviz de los discípulos un yugo que ni nuestros padres ni nosotros hemos podido llevar?

Los Gálatas estaban siendo seducidos por los judaizantes para que regresaran a estas ordenanzas de la ley para que de alguna forma fueran hijos legítimos con derecho de herencia como lo eran los judíos que cumplían toda la ley.

Para Pablo esto era regresar a la esclavitud, en otras palabras, como si el nuevo Éxodo no hubiera cumplido su propósito. Estos rudimentos Pablo los consideraba “del mundo” porque su referencia era a las cosas materiales y no espirituales.

Eran débiles porque no tenían poder para rescatar al hombre de la condenación y no lo podían salvar del pecado. Además, eran mezquinos porque no empoderaban a los beneficiarios con las riquezas espirituales.

Para Pablo, quien se podía gloriar en la carne por cuanto había sido circuncidado al octavo día, del linaje de Israel, de la tribu de Benjamín, hebreo de hebreos; en cuanto a la ley, fariseo; en cuanto a celo, perseguidor de la iglesia; en cuanto a la justicia que es en la ley, irreprensible – consideraba los ritos, ordenanzas, sacrificios, la observación de días, fiestas y temporadas como lo que pertenecía a las etapas primarias, elementales, básicas de la religión judía.

Pero ahora que ha llegado el cumplimiento del tiempo, para redimir a los que estaban bajo la ley, recibieran la adopción, y por el recibimiento del Espíritu de su Hijo pudieras clamar Abba, Padre, y ser constituidos herederos, ya no necesitas los rudimentos sino proceder a la madurez.

La madurez en la vida del creyente no tiene que ver con los años que lleva en una congregación o cuanta Biblia conoce, o cuan fiel es a su pastor, o si sabe hebreo o griego, si fue a Israel y se bautizó en el rio Jordán, o si entro a la tumba donde pusieron el cuerpo de Jesús, o si oro en el muro de las lamentaciones o si es un gran servidor – sino cuanto de Cristo se ha formado en nosotros. (Entienda que no hay nada malo con ir a Israel, o saber hebreo o griego, o orar en Israel, el punto es que nada de eso es necesario o le suma a su vida espiritual. Con lo que si puede regresar es con una deuda sino presupuesta bien el viaje. En Cristo usted esta completo(a), así que vaya y haga el viaje (yo no he ido) disfrútelo, pero no piense que viene con algo espiritual que antes de ir no tenia. Venga con lindos recuerdos, para seguir siendo formado en Cristo). 

En esto esta resumido el propósito eterno, en ser hechos semejantes a la imagen del Hijo.

Romanos 8:29

Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos.

Estar “en Cristo”, ser hijo, heredero y haber recibido su Espíritu no es para regresar a los “rudimentos” sino para que el Padre pueda tener una sola familia en la tierra semejante al primogénito, en la cual su distinción no es de este mundo, sino que procede de lo espiritual.

Lo espiritual no se gobierna con la ley que fue dada como tutora y curadora hasta el tiempo señalado por el Padre (Gálatas 3:2), sino por la ley de vida del Espíritu el cual gobierna toda la nueva creación de la cual tu eres parte porque “estas en Cristo”.

Por hoy no más, continuaremos con este tema en el próximo articulo.

Colosenses 2:8-10

Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo. Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad, y vosotros estáis completos en él, que es la cabeza de todo principado y potestad.

 

Échale un vistazo a la Comunidad Virtual Transformados En Cristo. Ya comenzamos y los testimonios son extraordinarios.

Mira el video abajo y oprime donde dice, Si Quiero Mas Información.

Deja un Comentario

avatar
  Subscribe  
Notificarle