Verdadera Libertad

Para el religioso la libertad es hacer el bien y evitar el mal. Sin embargo, esta manera de vivir conduce a la pretensión. El que vive de esta menar se convierte en un fariseo religioso. En el tiempo de Cristo eran los que más bien hacían, sin embargo el Señor les dijo que eran esclavos del pecado.

Ellos pensaron que eran la “mano derecha de Dios”, sin embargo no eran gente real y transparente. Eran como caricaturas viviendo detrás de las máscaras de la actividad religiosa. Estaban tan atados como los “pecadores” que ellos condenaban.

Cuando fueron confrontados con la realidad de su esclavitud, no lo creyeron. Ellos dijeron en Juan 8:33— Nosotros somos descendientes de Abraham —le respondieron—, nunca hemos sido esclavos de nadie. ¿Qué quieres decir con “los hará libres”?

El Señor insistía que tenían que ser libres. (Juan 8:36)

La marca de un verdadero fariseo es pensar que evitando el mal y guardando reglas puede ser libre. Solo Cristo por su GRACIA no hace y nos mantiene libres. Todo lo demás es pura pretensión de santidad.

Deja un comentario

You have to agree to the comment policy.

2 thoughts on “Verdadera Libertad

  1. Creo que uno de los problemas en cuanto a la religiosidad es que identifican el pecado como una serie de actos, cuando la realidad del asunto es que el pecado es un estado en el ser humano. Un estado que sólo la gracia de Dios puede erradicar y transformarnos en sus hijos, y por ende nuestro estado es transformado a uno de completa unión con él.

    Queda usted en bendición.