Una Historia Para Inspirarte: ¿Cómo Manejas La Amargura De Tus Fracasos?

Un viejo maestro se cansó de escuchar las quejas de su discípulo. Una mañana, el maestro mando al discípulo a buscar un poco de sal. Cuando el discípulo regreso, el maestro le pidió que mezclara la sal en un vaso de agua y se lo bebiera.

¿A que sabe? – le pregunto el maestro.

¡Amargo! – le respondió el discípulo.

El maestro se rio y le pidió al discípulo que tomara el mismo puñado de sal y lo echara en el lago. Los dos caminaron en silencio hasta el lago y cuando el discípulo hecho la sal en el lago, el maestro le dijo: “Ahora toma agua del lago”.

Mientras el agua corría por la quijada del joven, el maestro le pregunto, ¿A que sabe?

Sabe fresca, le dijo el discípulo.

¿Puedes probar la sal? – le pregunto el maestro.

No, le dijo el joven. Al responder el joven el maestro se sentó al su lado y tiernamente le explico:

Los dolores, fracasos y frustraciones en la vida son pura sal; no mas no menos. La cantidad de dolor en la vida siempre permanecerá igual. Sin embargo, la cantidad de amargura que puedas probar dependerá del contenedor donde ponemos el dolor. Así que, cuando estés en dolor, lo único que puedes hacer es engrandecer el sentido de las cosas. Deja de ser un vaso y conviértete en un lago.

Las Distracciones

“Una de los mayores obstáculos para experimentar intimidad con Dios es el concepto de las distracciones. Nosotros vemos casi todo como una distracción que nos impide tener intimidad con Dios, pero solo en ciertas condiciones extremas, esto es en realidad cierto.

Tu pareja, tus hijos, tu trabajo y tu vida en general no son distracciones para la intimidad con Dios , sino oportunidades de intimar con Él de diferentes maneras. Él se expresa de una manera muy particular a través de nuestras relaciones, como también a través de las diferentes responsabilidades que tenemos, pero si solo vemos estas cosas como distracciones, nunca podremos disfrutar la multiforme gracia y belleza de Dios.

A nombre de “conocer más a Dios” lo conocemos menos, porque evitamos los medios por los cuales el desea revelarse a nosotros. No hay tal cosa como las distracciones, solo oportunidades para conocer y experimentar lo profundo de nuestra unión con El.”

Jeff Turner

No Te Distraigas

Si tú eres de la simiente de Abraham (y lo eres si estas en Cristo) entonces tienes el ADN de un empresario. Tienes la habilidad de hacer fortuna… la unción de prosperar en todas las áreas de tu vida. Continuamente ideas y oportunidades, conexiones divinas y posicionamiento están llegando a tu vida, pero si estas estresado, muy ocupado y distraído – pasaran por tu vida sin poderlas aprovechar.

 

Verdadera Libertad

Para el religioso la libertad es hacer el bien y evitar el mal. Sin embargo, esta manera de vivir conduce a la pretensión. El que vive de esta menar se convierte en un fariseo religioso. En el tiempo de Cristo eran los que más bien hacían, sin embargo el Señor les dijo que eran esclavos del pecado.

Ellos pensaron que eran la “mano derecha de Dios”, sin embargo no eran gente real y transparente. Eran como caricaturas viviendo detrás de las máscaras de la actividad religiosa. Estaban tan atados como los “pecadores” que ellos condenaban.

Cuando fueron confrontados con la realidad de su esclavitud, no lo creyeron. Ellos dijeron en Juan 8:33— Nosotros somos descendientes de Abraham —le respondieron—, nunca hemos sido esclavos de nadie. ¿Qué quieres decir con “los hará libres”?

El Señor insistía que tenían que ser libres. (Juan 8:36)

La marca de un verdadero fariseo es pensar que evitando el mal y guardando reglas puede ser libre. Solo Cristo por su GRACIA no hace y nos mantiene libres. Todo lo demás es pura pretensión de santidad.