El éxito verdadero es cumplir con el propósito para el cual el Señor te creo. Es cumplir con los planes que el Señor tenía contigo desde antes de la fundación del mundo.

El verdadero éxito es una jornada, un proceso gradual que evita los extremos que pueden destruir los valores bíblicos y una vida balanceada. Es ser, y cumplir con la asignación del Padre para tu vida.

Tommy Moya

Deja un comentario

You have to agree to the comment policy.